¡Es tiempo de setas en Castilla y León!

A la plancha, en un revuelto, en una lasaña, con pasta, como relleno de croquetas… las setas son, sin duda, un alimento que ofrece un montón de posibilidades gastronómicas y, aunque a primera vista todas nos parezcan iguales, existen unas 3.000 especies distintas - ¡concretamente 2.700! - solamente en Castilla y León.

 

Más de 50 tipos de setas que crecen en los bosques de nuestra tierra, se comercializan. Gracias a la riqueza de esta diversidad, la calidad del producto y el buen hacer de sus recolectores hacen que Castilla y León sea una de las comunidades líderes en micoturismo.

 

Las setas aptas para consumo que se dan en nuestra región, territorio de referencia en producción micológica, no son setas cualesquiera. Son silvestres, sí, pero tienen siempre un origen conocido y cercano y cumplen con los estándares de calidad; además, se recolectan de forma sostenible en los montes castellano y leoneses, en los que se encuentran algunas de las especies más apreciadas en todo el mundo.

 

La variedad de aromas, texturas y sabores de las setas recogidas para vender, ya sean frescas, congeladas o cocinadas, han conseguido que sean distinguidas con la marca de garantía ‘Setas de Castilla y León’, siendo el primer producto de este tipo reconocido con un sello de calidad en todo el mundo.

 

Castilla y León, paraíso de las setas

 

Has decidido ir en busca de setas a la Montaña Palentina, a los pinares de Tierra de Campos, a las comarcas de Torozos y Mayorga, a la zona de Picos de Urbión o a la Sierra de Gredos, entre otras muchas maravillosas zonas de la tierra en las que crecen y, ahora, ¿no sabes cómo cocinar cada una de ellas? Entonces debes saber que el níscalo, por ejemplo, es ideal para hacerlo a la plancha; mientras que el boletus, la seta silvestre por excelencia, se puede consumir tanto cruda como cocinada.

 

Si prefieres añadir una explosión de sabor a alguno de tus platos favoritos, tu elección debe ser la Seta de Cardo, una de las más buscadas y codiciadas. En guisos de carne, no lo dudes, y elige el Rebozuelo, su aroma afrutado marida a la perfección con este tipo de platos aunque también es ideal para la elaboración de postres. La Oronja, por su gran versatilidad: cruda, a la parrilla o en ensalda…. ¡conquistará tu corazón!

 

No podemos olvidarnos de la Serenduela o Senderilla, un condimento imprescindible en sopas y caldos; del Marzuelo, que nace con los primeros rayos de sol primaverales; las Llanegas, habitantes de los bosques de coníferas; el Lansarón, seta de primavera por excelencia; el Hongo Verano, presente entre los meses de verano y otoño; el Hongo Rojo, el Hongo Blanco, que puede llegar a medir hasta 20 centímetros; de las Colmenillas ni, por supuesto, de la Seta Capuchina, cuya época de esplendor ya ha comenzado y durará hasta principios del invierno.

 

Éstas son solamente algunas de las especies de setas que podrás encontrarte paseando entre los frondosos paisajes castellano y leoneses, pero existen otras muchas que dotan de riqueza natural, turística, cultural y gastronómica a nuestra región y de las que puedes conocer más detalles a través de eventos como las Jornadas Gastronómicas de las Setas de Castilla y León, El Buscasetas, de carácter anual y el Congreso Internacional de Micología, Soria Gastronómica, que se celebra cada dos años.

 

Estamos deseando que compartas con nosotros tus creaciones culinarias en las redes sociales con el hashtag #tierradesabor ¡Anímate! Te esperamos…

detalle_imagen_galeria_tds