DULZURA DESDE LA EDAD MEDIA HASTA HOY

Torrijas, buñuelos,…dulces que nos hacen poner otro gesto a la vida. ¡Delicias con mucha tradición, debemos remontarnos nada más y nada menos que a la Edad Media para conocer su origen!

 

Precisamente en esta etapa mágica de la historia la cocina conventual empieza a forjar la costumbre de elaborar exquisitos dulces, con la finalidad de agradar a los propios miembros de la comunidad y sus benefactores. Dulzura que suplía mucha de la energía que demandaba el organismo durante el invierno, había que buscar algún alimento que distrajera el apetito.

 

Lo buñuelos fritos cubiertos de miel, de origen morisco, desde la Baja Edad Media se fueron extendiendo por toda España. Dulce cotizado hasta tal punto que tienen su espacio en las pastelerías y hornos artesanos durante casi todo el año.

 

¡Ahora tú puedes rescatar estas tradiciones y darles una sorpresa a los tuyos, elaborando tus propias torrijas caseras con la mejor calidad de nuestra Leche Tierra de Sabor, pan, huevos y miel que lucen el corazón amarillo que le dará ese toque de distinción a tus torrijas!

¡Y qué me dices de los buñuelos artesanos! También Tierra de Sabor ha seleccionado los mejores para que los disfrutes estos días!

 

Sabías que…

En la Edad Media se utilizaba para endulzar la miel, por ser un producto mucho más asequible en aquellos tiempos que el azúcar, más caro y por tanto de consumo moderado entre la población.

Destacaban como edulcorantes alternativos a la miel, los frutos secos y los mostos de uva. Para las clases más favorecidas existía el mazapán. También consumían caramelos, servidos generalmente tras las comidas.

 

 Fotografía gentileza de la Fundación Siglo para el Turismo y las Artes de Castilla y León.

detalle_imagen_galeria_tds