El tiempo se detiene en el Valle de las Caderechas

Caderechas es un rincón con sabor a primavera y nombre de origen latino (“cataracta”) que significa catarata o salto de agua. Si eres un amante de la naturaleza, si buscas sosiego y belleza, este valle es tu sitio. Un lugar para experimentar sensaciones sólo con la vista, en el horizonte la Sierra de Oña, el valle salpicado de huertos, orgullosos cerezos y manzanos. Con un atractivo definido por sus bosques verdes en contraste con el manto blanco que cubre la floración de sus cerezos.

 

Cerezos con un sabor y olor muy apreciados por los consumidores, gracias al microclima de la zona y al cuidado de su producción. Precisamente la floración que se está desarrollando este año a mediados de abril, es el momento más deseado por los viajeros que se mueven hasta tierras burgalesas para no perderse el espectáculo. En el que no faltarán los cucos, carboneros, picapinos, corzos y ardillas para darle al Valle más vida.

 

Si lo tuyo es la acción, puedes recorrer la zona haciendo rutas de senderismo o en bici. Pasando por sus caminos y pueblos de aire limpio y colorido que nos traen ese sabor a primavera, porque si algo consigue la floración de los cerezos es llamar nuestra atención y recordarnos que lo importante es vivir cada instante.

 

 

Fotografías cedidas por gentileza de Marca de Garantía " Cereza del Valle de Caderechas"

 

detalle_imagen_galeria_tds