El camino del sol dorado hacia el ecuador celeste

Las flores de los cerezos y los almendros llenan de color calles y parques de Castilla y León, los rayos del sol iluminan antes nuestras mañanas y el calor, tímido aún, comienza a hacerse un hueco en días cada vez más largos. Todo esto solo puede significar una cosa: ¡la primavera ya está aquí!

 

Desde el 20 de marzo ya podemos disfrutar plenamente de esta estación, dejando atrás el frío y las heladas y guardando en el armario gorros y bufandas para dar la bienvenida a las flores y las cazadoras. ¡Seguro que tú también tienes muchas ganas de que se te altere la sangre!

 

Este día se produce el famoso equinoccio de primavera, un episodio astronómico en el que, visto desde la Tierra, el Sol se dirige hacia el norte y cruza el llamado ecuador celeste. Este fenómeno solo ocurre dos veces al año, coincidiendo con los equinoccios de primavera y otoño, éste último en el mes de septiembre.

 

Sin embargo, la primavera no llega a nuestras vidas todos los 20 de marzo, sino que su equinoccio puede variar entre los días 19 y 21. Además, solemos dar por hecho que el sol siempre sale por el este y se pone por el oeste, pero este momento únicamente es exacto del todo durante los días en los que se producen los equinoccios, un momento en el que el eje de la tierra está del todo inclinado hacia el sol. ¿Interesante, a qué sí?

 

Los demás días, el punto por el que sale se desplaza hacia el norte en primavera y verano, y hacia el sur en otoño e invierno, haciendo que nuestros días sean más largos o más cortos según la estación en la que nos encontremos.

 

La primavera en Castilla y León

 

Seguro que estás de acuerdo en que la primavera es una estación maravillosa. El frío tan característico del invierno en Castilla y León comienza a darnos una tregua y nuestros campos se llenan de cerezos y almendros en flor, cuyos colores crean paisajes dignos de un cuadro de Monet. ¡La primavera en Castilla y León es un estado de ánimo!

 

Los días soleados y el calor incipiente nos animan a cambiar el sofá y la manta por rutas y escapadas inolvidables a lugares como el Valle de las Caderechas (Burgos) donde el tiempo se detiene para experimentar sensaciones visuales, en las que contrastan sus bosques verdes con el manto blanco que cubre la floración de sus cerezos. Una oportunidad única para degustar unas cerezas con un sabor y olor inigualables, gracias a su microclima y cuidada recolección, que las permiten contar con una marca de garantía, las cerezas del Valle de Las Caderechas, M.G., ¿te animas a probarlas?

 

Y si continuamos hablando de manjares, no podemos olvidar que la primavera en Castilla y León nos regala infinitas delicias, como los espárragos de Tudela de Duero M.G. (Valladolid), los puerros, las zanahorias o las fresas, ¡porque esta tierra llena de sabor se disfruta con los cinco sentidos!

 

Además, tenemos la suerte de contar con 14 Denominaciones de Origen vinícolas que se distribuyen entre las 9 provincias de Castilla y León. Por eso, en tus excursiones primaverales no puede faltar el turismo enológico, con visita obligada a cada una de las bodegas de nuestra región.

 

Si quieres sentir cómo la primavera se instala en el interior de tu corazón no puedes perderte el Parque de Fuentes Carrionas, en pleno corazón de la Montaña Palentina o Pedrajas, un precioso municipio situado en la provincia de Soria en el que podrás visitar 14 puntos artísticos e históricos y un sinfín de enclaves naturales. La provincia de Zamora también cuenta con maravillosos lugares para reencontrarnos con la naturaleza, como el Lago de Sanabria, magia escondida entre grandes montañas. 

 

El Parque Natural de las Batuecas – Sierra de Francia, en Salamanca, es un sitio estupendo para respirar aire puro y disfrutar de la primavera en toda su esencia. Valladolid también nos regala lugares de ensueño, como Medina de Rioseco, un municipio en el que disfrutar de la auténtica gastronomía de Castilla y León rodeado de monumentos históricos es posible… ¡y qué planazo para un día primaveral!

 

Éstos son únicamente algunos de los infinitos planes para celebrar la llegada de la primavera que nos ofrece Castilla y León, una región que abraza la naturaleza en todas sus variantes y el buen comer, en la que las posibilidades de disfrutar son infinitas.

See video