LAS MERINDADES, UN TERRITORIO MÁGICO

 En el siglo X Fernán González organizó las tierras del norte de Castilla y creó Las Merindades. Estas divisiones correspondían a una entidad político-administrativa donde un Merino, representante real, asumía competencias como la justicia, el ejército o el cobro de impuestos.

 

Álava, Vizcaya y Cantabria establecen las fronteras de esta comarca burgalesa por el norte mientras que el valle del río Ebro lo hace por el sur. Encerrando un territorio mágico del que el cuerpo y la mente no necesitan salir para satisfacer todas sus necesidades.

 

Cascadas, meandros, ermitas, bosques, tradiciones o cuevas sorprenden al visitante a cada paso. Enclaves en los que la flora y la fauna ocupan un sitio de relevancia dada su variedad y su continua y exuberante presencia.

 

Como variada es también la despensa que ofrece Las Merindades a los que la visitan. En sus campos y huertas se cultivan todo tipo de frutas, hortalizas, legumbres y cereales mientras que en sus pastos se alimentan vacas y lechazos  que, junto al cerdo, forman la cabaña ganadera de esta zona burgalesa. A estas materias primas se unen productos como la morcilla, la miel, el chorizo, los quesos,  y los dulces. Miles de piezas para componer una excelente oferta gastronómica.

 

Paisajes, fiestas, pueblos con encanto, gastronomía, historia,…, no te hace falta más que venir.

 

 

Imágenes cedidas por gentileza de Ceder Merindades

detalle_imagen_galeria_tds