Todo lo que debes saber sobre la dieta sin lactosa

Según pasan los años, son cada vez más las personas que sufren malestar cuando consumen leche, queso o algún producto lácteo. Por suerte, hoy en día es sencillo llevar una dieta sin lactosa sin tener que renunciar a una alimentación rica y saludable.

 

¿Qué es la lactosa?

 

La lactosa es un azúcar que se encuentra en la leche de los mamíferos, pero también se puede encontrar en otros alimentos preparados. Para que el cuerpo pueda absorber este azúcar es necesaria la ayuda de la lactasa, una enzima que está en el intestino delgado y es capaz de dividir la lactosa en los dos componentes básicos que son la glucosa y la galactosa.

 

El problema está cuando la lactasa no actúa bien, derivando en problemas de digestión. Aunque existen pastillas para poder remediar estos síntomas, los médicos recomiendan seguir una dieta sin lactosa, para no forzar a nuestro cuerpo a adaptarse a los componentes que le afectan negativamente.

 

Hace un tiempo compartimos un artículo de Ana Díez, médico de familia y experta en nutrición, donde hablábamos sobre qué supone ser intolerante a la lactosa, te invitamos a leerlo, para que así puedas tener información más detallada sobre esta intolerancia.

 

Síntomas y causas de la intolerancia a la lactosa

 

Cuando las personas empiezan a ser intolerantes a la lactosa experimentan una serie de síntomas que es lo que hace pensar en esta intolerancia. Por ejemplo, estos signos suelen aparecer entre los 30 minutos y 2 horas después de haber tomado alimentos con lactosa, a partir de ahí los síntomas son:

 

  • Diarrea
  • Náuseas, y en ocasiones con vómitos.
  • Cólicos estomacales.
  • Hinchazón.
  • Gases.

 

Cuando esto ocurre es necesario pedir cita con el médico para que haga los análisis oportunos y puedan confirmar esta intolerancia.

 

Las causas más comunes por las que puede aparecer la intolerancia a la lactosa son consecuencia del intestino delgado, que no produce la cantidad necesaria de la enzima lactasa. Si esto ocurre, la lactosa de los alimentos se desplazará hasta el colón en vez de absorberse y procesarse. Es en el colón, donde las bacterias comunes empiezan a interactuar con la lactosa que no se digiere y da lugar a la aparición de los síntomas.

 

Tipos de intolerancias a la lactosa

 

Podemos encontrar tres tipos de intolerancia a la lactosa:

 

  • Intolerancia a la lactosa primaria: es el tipo más común y sucede cuando no se genera la suficiente lactasa desde el principio. A medida que los niños van creciendo, la producción de lactasa se reduce, siendo más difícil digerir ciertos alimentos cuando son adultos.
  • Intolerancia a la lactosa secundaria: ésta se produce cuando el intestino delgado reduce la producción de lactasa después de pasar una enfermedad, lesión o cirugía que afecta al intestino.
  • Intolerancia a la lactosa congénita: algunas veces los bebés pueden nacer con una intolerancia a la lactosa por la falta de lactasa. Es un patrón de herencia que se transmite.

 

¿Cuánta lactosa puedo consumir?

 

Si se sigue una dieta donde se controle y regule el consumo de lactosa se pueden reducir muchos de los síntomas y problemas, pero para ello es necesario saber que cantidad es más conveniente tomar.

 

  • A la hora de consumir alimentos o bebidas, es necesario que estos sean reducidos en lactosa, de forma que presente una pequeña cantidad de ésta.
  • Se recomienda tomar un solo alimento de lácteo al día y posteriormente, aumentar de forma lenta la cantidad de lácteos que se consume.
  • También, es bueno tomar la enzima de lactasa en forma de píldora antes de consumir cualquier alimento lácteo ya que ayudara a prevenir los síntomas.
  • Tomar 1 solo lácteo en cada comida.

 

¿Cómo realizar una dieta sin lactosa?

 

Después de haber sido diagnosticados como intolerantes a la lactosa, debemos de asumir que hay que empezar una dieta sin lactosa, es el único tratamiento y no es tan duro como parece.

 

Lo primero que debemos de hacer cuando comenzamos una dieta sin lactosa es eliminar todos los lácteos, así como aquellos productos preparados con leche o sus derivados, como son la nata y la mantequilla. Así que tendrás que olvidarte de la bollería, de los dulces, helados o postres…

 

Pero además de estos productos, que a primera vista ya se puede observar que contienen lactosa, hay otro muchos que a priori nunca lo diríamos, como en el caso de muchos precocinados, rebozados, embutidos, algunas salsas…etc.

 

Por ello, para llevar a cabo una correcta dieta sin lactosa debemos de leer la etiqueta de todos aquellos productos o alimentos que vayamos a consumir. En estos casos siempre es muy recomendable preparar las comidas en casa, en vez de comprar comida precocinados o ir a restaurantes, sobre todo al comienzo, en nuestro periodo de adaptación.

 

Además, algunas asociaciones, como Adilac (Asociación de intolerantes a la lactosa en España) te proporcionarán una serie de recomendaciones para poder llevar con mayor facilidad tus nuevos hábitos alimenticios.

 

¿Qué alimentos puedo incluir en mi dieta sin lactosa?

 

Ya sabes que productos hay que evitar, pero ¿cuáles debo de incluir en mi dieta sin lactosa? A continuación, indicamos algunos productos que podrás tomar sin ningún problema:

 

  • Alimentos frescos sin procesar ni manipular.
  • Frutas, verduras, cereales y legumbres.
  • Proteínas de origen animal.
  • Bebidas vegetales
  • Frutos secos

 

Salir a comer o a cenar fuera de casa puede ser complicado cuando una persona cuenta con intolerancia a la lactosa, pero por suerte hay proyectos que sirven de guía para estas personas, como es el caso de “Libre de Alérgenos 2.0”, un recorrido audiovisual por Castilla y León, de la mano de reconocidos cocineros de restaurantes de la tierra, para acercar las marcas de productos con el sello “Tierra de Sabor” a las personas que, por alergias o intolerancias, han de comer, con garantías de calidad y seguridad, alimentos sin gluten o sin lactosa.

 

Desde Tierra de Sabor seguimos apostando fuerte por los productos sin lactosa, por ello en el Market Tierra de Sabor podrás encontrar toda una sección especialmente pensada para ti, haz clic en el siguiente ENLACE y descubre una amplia variedad de productos aptos para intolerantes a la lactosa.

 

detalle_imagen_galeria_tds