El aceite de oliva, indispensable en la dieta mediterránea

Por Ana Díez, médico de familia y experta en nutrición

Un concepto ampliamente aceptado por los expertos en nutrición es la necesidad de incluir en la dieta todos los nutrientes. Solamente así podremos cubrir las necesidades del organismo. Entre estos nutrientes se encuentran las grasas.

 

Las grasas constituyen uno de los nutrientes más denostados y con peor reputación, pero no por ello menos necesarias. Realizan funciones tan importantes en nuestro organismo como:

 

  • Funciones de reserva energética, puesto que la combustión de 1 gramo de lípidos produce 9,5kcal.
  • Funciones estructurales, porque forman parte de las membranas celulares.
  • Funciones biocatalizadoras, ya que constituyen el componente básico de las hormonas esteroideas y las vitaminas liposolubles.
  • Funciones transportadoras, puesto que los ácidos biliares colaboran en la emulsión de los lípidos para facilitar su digestión, su absorción intestinal y su transporte a través de la linfa y la sangre. Son un componente importante del sistema inmune y del cerebro.

 

Entre los alimentos ricos en grasas, se encuentra el aceite, elemento indispensable en la elaboración de la comida diaria, bien en crudo, para aliño de ensaladas, purés o salsas, bien para preparar guisos o para freír.

 

El aceite de oliva aporta numerosos beneficios para la salud. Constituido por un 70% de ácido oleico, grasa monoinsaturada del grupo omega 9, de gran importancia en la prevención de las patologías cardiovasculares por aumentar la vasodilatación, mejorar la circulación y controlar la presión arterial. Reduce el colesterol VLDL y aumenta el HDL. Tiene efecto anticoagulante y antioxidante, por su composición en polifenoles, lo que contribuye al retraso de la aparición de las enfermedades degenerativas.

 

Favorece la función digestiva y combate el estreñimiento, reduce la acidez gástrica y favorece el tránsito intestinal, mejora la absorción de nutrientes, sobre todo calcio (Ca), magnesio (Mg), zinc (Zn) y vitaminas del grupo B, optimiza el trabajo hepático, la vesícula biliar y el páncreas. Por sus efectos saciantes, ayuda a controlar el apetito. El aceite de oliva estimula el sistema hepatobiliar y reduce la acidez gástrica, con lo que calma la gastritis.

 

Además, contiene un antiinflamatorio natural, el oleocanthal, con importantes propiedades antiinflamatorias. Recientes estudios han demostrado que el oleocanthal es capaz de destruir las células cancerígenas, pero no las células sanas y el tejido circundante.

 

Variedades de aceite de oliva según la aceituna elegida

 

Según la aceituna utilizada, las características organolépticas del aceite varían. Así, el aceite de picual tiene olor a hierba cuando está verde y a higuera cuando está más madura. Es la que más polifenoles tiene y, por tanto, una vida más larga; tiene notas afrutadas, dulces y cítricas. El de hojiblanca es un aceite con un toque dulce y ligero amargor, con notas de hierba fresca. El de cornicabra es similar al picual en cuanto al amargor y posee olor afrutado a manzana. El aceite de arbequina es el más suave, aunque también el que menos polifenoles contiene.

 

El mejor aceite de oliva extra es de Castilla y León

 

En Castilla y León se elaboran excelentes aceites de oliva virgen extra que potencian el sabor de nuestros platos y sobre todo, cuidan de nuestra salud.

 

Pero no lo decimos nosotros, sino los premios que cosechan como el aceite de Tierra de Sabor, Pago de Valdecuevas, galardonado con el “Premio Alimentos de España al Mejor Aceite de Oliva Virgen Extra” (campaña 2020-2021), en la modalidad “frutado maduro”, otorgado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

 

Si quieres disfrutar de una experiencia culinaria distinta, donde el AOVE elaborado en el corazón de Castilla y León te sorprenda, entra ya el Market Tierra de Sabor y descubre una amplia carta de posibilidades en las que prima el cultivo con tradición, la pasión y el esfuerzo.

 

En definitiva, por todas sus cualidades enumeradas es lógico que también se le conozca como el oro líquido y como no podría ser de otra forma, es parte indispensable de nuestra famosa dieta mediterránea.

 

detalle_imagen_galeria_tds