La dieta mediterránea aliada en Tierra de Sabor

De tu abuela pasó a tu madre, de tu madre a ti y de ti lo hará a tus hijos o sobrinos. Hay recetas que son el fiel reflejo de la tradición y de la herencia recibida, esa que nos sirve para forjar nuestra propia identidad teniendo nuestras raíces muy presentes. Uno de esos legados que tanto enorgullece a toda España es la dieta mediterránea, la cual se siente como en casa en esta Tierra de Sabor.

 

La dieta mediterránea es una herencia cultural que no solo representa un modelo nutricional, sino que trasciende hasta convertirse en un estilo de vida equilibrado que está presente en nuestras recetas y nuestras formas de cocinar, en la esencia de nuestras costumbres y celebraciones y, como no, en nuestros productos.

 

Como recoge la Fundación Dieta Mediterránea, son muchas las propiedades beneficiosas para la salud que reporta, entre las que destacan varias. Desde “el tipo de grasa que lo caracteriza” hasta “la riqueza en micronutrientes gracias a la utilización de verduras de temporada, hierbas aromáticas y condimentos”, pasando por “las proporciones en los nutrientes principales que guardan sus recetas”, siendo los cereales y vegetales la base de los platos y las carnes y similares, las guarniciones.

 

Tal es la importancia de la Dieta Mediterránea que la UNESCO la reconoce, desde 2010, como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad dada la conjunción de alimentación saludable y el placer de disfrutar de platos llenos de sabor.

 

Corazón amarillo, corazón sano

 

En la base de la pirámide de la Dieta Mediterránea, los productos Tierra de Sabor ya tienen mucho que ofrecer. Si hablamos del placer de dar un mordisco lleno de la energía que concentran las frutas, encontramos la calidad de la Pera Conferencia, la Castaña y la Manzana Reineta del Bierzo, de la Cereza y Manzana Reineta del Valle de Las Caderechas. Pero no pueden faltar las verduras y hortalizas, como el Ajo de Vallelado, el Pimiento de Fresno-Benavente, el Espárrago de Tudela de Duero o las deliciosas Setas de Castilla y León, entre otras muchas que nos dan los campos de nuestra Comunidad y que llenan de calidad saludable nuestros platos. ¡Recuerda! Es recomendable que acompañes a cada comida principal de verduras y frutas.

 

Si seguimos escalando en esta pirámide del sabor y la dieta saludable, llegamos a los alimentos que se pueden consumir cada día, los derivados lácteos, de los cuales hay que consumir dos raciones diarias. Ya sean quesos, yogures, leche, mantequilla u otro tipo de derivados, en Tierra de Sabor hay una amplia gama de productos de primera calidad.

 

Con las figuras de calidad de queso como el Queso Castellano, el Queso de Valdeón, el Queso Los Beyos (todos ellos IGP), el Queso Zamorano (Denominación de Origen) o el Queso Arribes de Salamanca (Marca de Garantía), en Castilla y León tenemos materia prima de máxima calidad para una deliciosa y saludable tabla. Pero no nos olvidamos de la DOP Mantequilla de Soria, con una tradición de más de un siglo en su elaboración y de los yogures artesanos de Castilla y León, ¡acertarás seguro!

 

Aunque pueda parecer lo contrario, Tierra de Sabor todavía tiene mucho que ofrecer en el resto de escalones de la pirámide de la Dieta Mediterránea. Así, en el grupo de alimentos de los que se recomienda consumir de dos a cuatro raciones semanales, destacan las legumbres, las carnes blanca y roja o las patatas y huevos.

 

Si hablamos de las legumbres que hay en nuestra tierra, esas que nos hacen ser de cuchara los 12 meses del año, en Castilla y León contamos con cinco figuras de calidad reconocidas como Indicación Geográfica Protegida: Alubia de La Bañeza -León, Garbanzo de Fuentesaúco, Judías de El Barco de Ávila, Lenteja de La Armuña y Lenteja de Tierra de Campos. Pero la calidad de nuestras legumbres no se queda ahí, ya que también contamos con tres Marcas de Garantía como Garbanzo de Pedrosillo, Garbanzo de Valseca y Judión de la Granja. Ocho figuras que demuestran que la Dieta Mediterránea tiene un gran aliado en Tierra de Sabor.

 

Algo parecido pasa con nuestras carnes, donde destacan las IGP Carne de Ávila, Carne de Salamanca, Ternera de Aliste y Lechazo de Castilla y León, pero también las Marcas de Garantía Carne de Cervera, Cochinillo de Segovia o Ternera Charra. Un gran número de sellos de calidad que representan a la perfección la excelencia de Castilla y León.

 

Por último, la cúspide de la pirámide es para los dulces, de los cuales se recomiendan menos de dos raciones semanales y que en Castilla y León también tendrás dudas de por cuál decantarte, empezando por las Mantecadas de Astorga IGP y deleitándote por cualquiera de los productos de repostería elaborados artesanalmente. Y, para poner el broche de oro, la dieta mediterránea acaba con el vino, el cual se ha de tomar con moderación y respetando las costumbres. Y si de vino hablamos, en nuestra Comunidad sabemos latín gracias a nuestras 14 figuras de calidad vínicas.

See video