El primer amor por la comida entra por los ojos

Dicen que una imagen vale más que mil palabras, y en este post vamos a intentar demostrarte que esa máxima es una realidad. Sobre todo, si hablamos de la comida, la cual conquista primero por los ojos para después enamorar a través del paladar. Por eso, en este Día Mundial de la Fotografía, vamos a ver cómo de importantes son las imágenes en la alimentación, tanto con instantáneas como con la presentación de cada plato.

 

En pleno siglo XXI la atención por el detalle se trabaja hasta sus últimas consecuencias, y eso se nota también en la presentación de los platos cuando comemos en un restaurante. Porque, ¿quién se come algo con alegría cuando no le ha conquistado por los ojos?

 

Actualmente, las técnicas de emplatado son muy importantes en todos los establecimientos de restauración. La proporción y la geometría son aspectos esenciales a tener en cuenta a la hora de emplatar, pero también los colores y las texturas. Al final, la idea es que un plato es como un lienzo en blanco para demostrar que nuestra cocina es una obra de arte digna de los mejores paladares.

 

Y es que el emplatado es muy importante en un mundo actual en el que las redes sociales se han convertido en la herramienta más directa para recomendar diferentes lugares donde disfrutar de una buena comida. Y ahí entra en escena el perfil del foodie. Ese que todos tenemos dentro de nosotros y que solo hay que incentivar. Por eso, te dejamos una serie de consejos para que realices las mejores fotografías a los manjares que tienes sobre el plato.

 

  1. Controla la luz: No hay nada como la luz natural. Sírvete de superficies blancas para que esa luz se refleje y sea indirecta, ayudando a no provocar brillos innecesarios.
  2. Estabiliza el móvil: Si tienes un trípode pequeño, mucho mejor, pero hay otras técnicas del día a día que te pueden ayudar, como sujetar el móvil con un vaso ancho o una copa de vino.
  3. La regla de los tercios: Ayudándote de la cuadrícula de tu cámara, sitúa el plato de comida en alguno de los cuatro puntos internos de intersección de las líneas.
  4. Cuida tus platos: Si tu composición ha quedado perfecta, mejor un plano cenital para captar todo. Pero si hay un aspecto concreto en el que quieras centrarte, mejor un primer plano.
  5. La importancia del fondo: Con un buen fondo, tu foto tiene mucho ganado. Puedes utilizar cartulinas de colores, telas, madera… pero nunca un fondo blanco.
  6. Mejor sin filtros: Huye de los filtros y opta por la naturalidad, así el realismo de tu foto será el máximo.

 

Y es que la comida es muy importante para todos los sentidos, también para el de la vista, que es la primera puerta de entrada del deseo por un plato en concreto. Para ello son muchos los detalles que hay que tener en cuenta, pero el más importante es el de la calidad del producto. ¡Y, de eso, en el Market Tierra de Sabor, tienes a raudales!

detalle_imagen_galeria_tds