Tu próxima escapada puede ser por la historia de la gastronomía de Castilla y León. ¿Te vienes con Tierra de Sabor a conocer los museos gastronómicos más interesantes de nuestra comunidad?

Los museos gastronómicos son espacios culturales visitados cada año por miles de personas en todo el mundo. Los hay de gran variedad de alimentos, aunque normalmente se dedican a uno en particular y permiten a los visitantes conocer toda la información relativa al producto, su historia, muestras y trabajos artísticos relacionados con el alimento en cuestión o las variedades entre las que se puede elegir.

Castilla y León dispone de un rico patrimonio gastronómico, un legado de tiempo inmemorial que se ha deslizado por la historia para configurar una identidad cultural singular y extraordinaria, que puedes disfrutar en los rincones más inesperados de su geografía. Los museos gastronómicos de nuestra tierra no son solamente lugares donde se enseñan los alimentos, técnicas culinarias o secretos ancestrales de cocina, sino que son el más claro vestigio de la valiosa herencia culinaria que ha perdurado durante siglos, transmitiéndose de padres a hijos.

Vive la experiencia de los museos gastronómicos

¿Quieres vivir una aventura especial de la mano de los museos gastronómicos? Si te interesa la gastronomía, no te lo pienses y lánzate a un viaje fascinante para descubrir sabores y tradiciones castellano leonesas como la que te brinda el Museo del Pan de Mayorga, en Valladolid, que como proyecto didáctico interactivo te conducirá a través de una experiencia sensorial muy atractiva, en la que puedes ver, tocar, probar y oler. No hay sentido que se resista al olor del pan cociéndose en el horno, un proceso que se sucede desde hace ya unos 9000 años.

Pan de Valladolid es Marca de Garantía desde 2005, año en que nace como primera figura de Calidad en Europa, por su calidad y sabor, con una elaboración y características propias que lo hacen único en España. Aunque la popularidad del Pan de Valladolid viene de mucho más atrás. A mediados del siglo XVI, el rey Carlos I de España, mandaba expresamente que se lo llevasen hasta su retiro en Yuste “porque ningún otro le sabía tan bien”.

Este Museo del Pan, situado en la Iglesia de San Juan de Mayorga, es uno de esos museos gastronómicos que rinde homenaje a uno de los alimentos más universales y consumidos por el ser humano. En él puedes sumergirte en el mundo del pan, los cereales, su historia y técnicas de horneado, pero también participar en las demostraciones en vivo, donde los panaderos enseñan sus habilidades, además de disfrutar de la experiencia de probar el pan recién salido del horno.

Museos gastronómicos
Museo del Pan de Mayorga

La I.G.P. Judías del Barco de Ávila también cuenta con su propio museo, situado en la capital abulense. Desde su cultivo hasta el plato, pasando por la cocina tradicional, este espacio muestra la historia de uno de los productos agrícolas más emblemáticos de la provincia de Ávila, reconociendo la gran importancia cultural que posee en el territorio. Los visitantes tienen la oportunidad de explorar las variedades locales de judías, aprender sobre las técnicas de cultivo que se utilizan y disfrutar de degustaciones de platos típicos elaborados con este ingrediente tan apreciado.

El momento más dulce

Y si estás entre los auténticamente golosos, te proponemos un recorrido por el Museo del Chocolate de Astorga, en León, una dulce sugerencia que hará las delicias de tus sentidos. La ciudad leonesa ha sido desde el siglo XVIII hasta el XX un importante núcleo de producción de chocolate, que en distintos formatos y tamaños se distribuía al resto de Castilla y León.

Museo del Chocolate de Astorga
Museo del Chocolate de Astorga

En este museo se muestran la historia, el proceso de elaboración del chocolate y los utensilios que se utilizaban para este fin. Se expone también cartelería, etiquetados, envases, colecciones de cromos, obsequios de las diferentes fábricas y una extraordinaria colección de piedras litográficas y planchas de zinc. Además, al finalizar la visita podrás realizar una cata de los deliciosos chocolates que han hecho famosa a la ciudad de Astorga.

Si te has quedado con ganas de más, no te preocupes, en Castilla y León puedes disfrutar de museos gastronómicos de lo más variado como el Centro de Interpretación de las Salinas de Poza de la Sal, en Burgos; el Ecomuseo de la Huerta de Valoria del Alcor, en Palencia; el Museo de la Industria Chacinera de Guijuelo, en Salamanca; el Centro Micológico de Navaleno, en Soria; el Lagar de Aceite de Latedo, en Zamora; o el Museo del Queso de Valdeón, en Zamora, de los que siempre saldrás con un buen sabor de boca.

Los museos gastronómicos de Castilla y León son más que espacios para conocer ingredientes o técnicas culinarias, son un balcón para asomarse a la historia y a la riqueza cultural de esta región. Mediante experiencias interactivas, degustaciones de productos y el esfuerzo de sus habitantes por conservar las tradiciones, estos museos te ofrecen la oportunidad de experimentar ese viaje por los sentidos, al analizar los sabores que han forjado la identidad gastronómica de Castilla y León. No dejes pasar la oportunidad de descubrir los tesoros culinarios que te esperan en nuestra comunidad. ¡Anímate a visitarnos y conocer los museos gastronómicos de nuestra comunidad!